Cómo curar cataratas naturalmente

Las cataratas es otra de esas enfermedades que está alcanzando proporciones de epidemia.

Esto es al fin y al cabo lo mismo que ocurre con el resto de enfermedades que están plagando el mundo hoy en día, como diabetes, SIDA, cáncer, etcétera etcétera.

Para entender esto lo mejor siempre es ver cómo ha ido la evolución de esta enfermedad a lo largo del tiempo.

A principios de los 80, la incidencia por cada 100.000 personas era de menos de 200, y cercana a los 150. 35 años más tarde la incidencia era de más de 1.000.

Es decir, tenemos que en un periodo de 30 años la incidencia de cataratas se ha multiplicado por 7 u 8. Nada menos que un crecimiento del 800%.

Con esas cifras podríamos decir que tenemos un desastre entre manos.

Y eso que no consideramos épocas anteriores como el Siglo XIX, cuando la incidencia era, por seguro, mucho menor.

Bien, hoy nos dicen que tenemos la mejor salud del mundo y demás y que estamos más sanos que nunca pero lo cierto es que al igual que el resto de enfermedades, parece que tenemos un empeoramiento de las condiciones. Un tanto extraño todo el asunto, como de costumbre.

Lo único cierto en este asunto, y muchos otros relacionados con la salud, es que el número de recursos dedicados a este tipo de cuestiones, tales como las operaciones de cataratas se ha multiplicado por más de dos cifras.

La solución para este tipo de casos hoy en día pasa por aplicar cirugías en buena parte de los casos, pero se obvia decir que en miles de esas operaciones hay complicaciones que resultan, como quedarse ciegos. Pero claro, en un total de cerca 25 millones de operaciones anuales, eso no se nota mucho.

De 25 a 30 millones de operaciones anuales. Operaciones en las que intervienen equipos de médicos y enfermeros y que cuestan un dineral. Si son financiados por el Estado todo el mundo está contento porque son “gratis”, y si lo son por los particulares tampoco hay problema porque esos tendrán “dinero”.

¿Por qué tenemos tantas cataratas hoy en día?

Las cataratas es algo así cuando se produce una pérdida de visión porque nuestro cristalino se torna opaco, lo que produce que nuestra lente pierde transparencia. Vamos, que nuestra lente interna se queda sucia y tenemos muchas dificultades en ver.

Las cataratas afectan especialmente a las mujeres y a los diabéticos, además de los mayores de 65 años, por supuesto.

Normalmente las cataratas suelen aparecer y se va produciendo un empeoramiento continuo de las mismas.

Cuando la gente ve que empieza a tener este tipo de problema, suele intentar remediarlo con algunos remedios naturales o con consejos del oftalmólogo. Raramente se acude a la cirugía en las primeras etapas.

Enfoques para curar las cataratas

Al considerar que el cristalino está formado por proteínas y tres partes de agua, se cree que si podremos influir en dicha composición se podrá hacer algo con respecto a las mismas.

Por alguna razón, si seguimos los consejos de muchos supuestos expertos en salud, deberíamos incluir cosas como las siguientes en nuestra dieta:

  • Evitar los azúcares y bebidas azucadas

Este es uno de los remedios favoritos del mercado. El echar la culpa a la glucosa es epidémico. Sin embargo, como anécdota, las comidas ricas en glucosa eran más habituales incluso que ahora.

  • Eliminar de nuestra dieta el consumo de cafeína

Por alguna razón hay gente que piensa que la cafeína es mala para este asunto. Cuando en realidad pocas sustancias hay más beneficiosas para nuestra salud general.

  • Hay que tomar una dieta rica en Omega 3

Es decir, las vertientes “sanas” de nuestras dietas nos dicen que los Omega 3, y por tanto los ácidos grasos esenciales son lo mejor para nuestra salud. Claro, todo lo que es más tirando a lo “vegetal” se supone que es bueno para nosotros.

Esas soluciones dietéticas pueden bien partir de unos conceptos equivocados.

Mientras, seguiré con los supuestos remedios naturales, los cuales, todo hay que decir, nunca está de más intentarlos, porque no cuestan mucho y en muchos casos nos pueden ayudar.

Algunos de estos son:

  • Aceite de ricino
  • Aloe vera
  • Gotas de agua marina filtrada
  • Pedazos de cebolla fría
  • Infusión de anís en bolsas sobre los párpados
  • Gotas de limón diluidas en agua pura
  • Preparados de arándanos o pastillas.

Todas estas soluciones no está de más probarlas.

Por ejemplo, la del agua marina tiene algo bastante importante que aportar: sal, otra de las cosas más demonizadas del mundo hoy en día, pero que sin embargo es de lo que tiran en los hospitales cuando tratan de reanimar a alguien.

La sal, el suero, bicarbonato y demás son armas que no deben faltar en tu arsenal para prevenir o mitigar este tipo de cuestiones.

¿Cómo prevenir las cataratas?

Sin duda, prevenir las cataratas es la mejor solución a la que podemos aspirar cuando queremos evitar este problema.

Como deberíamos sospechar, el cuerpo y nuestra salud forman un sistema integral, así que cuando leemos cosas como que “las personas con diabetes tienen más opciones de tener cataratas”, deberíamos comprender que este problema viene de unos desequilibrios dietéticos y de hábitos importantes.

Por ejemplo, el uso masivo de pantallas de ordenador como la que estoy usando para escribir, o luces fluorescentes no ayudan para nada. Pero eso es algo difícil de evitar hoy en día.

Cosas que se suponen que son malas, como la cafeína se han demostrado que son buenas para prevenir las cataratas en experimentos con animales, por no hablar de los innumerables estudios que demuestran los beneficios de la misma en nuestro bienestar general.

Mi consejo es, casi siempre, intentar mirar lo que estaban haciendo nuestros antepasados en cuanto a alimentación, sin que tengamos que irnos a eras primordiales o paleo, sino a algo tan sencillo como unas cuantas décadas o siglos.

Si te pones a investigar bien verás que muchas de las cosas que nosotros consideramos “sanas”, no formaban parte de las dietas en aquella época.

Si eres capaz de asociar que la incidencia de cataratas de antes era 10 o 20 veces menor, podrías sacar alguna relación de esto y entender que puede que nuestras dietas actuales, incluso las que son tenidas por sanas, no lo son tanto después de todo.

Una dieta adecuada, y otras cosas simples, tales como aspirina, podrían hacer que nuestra salud en general, no solo la probabilidad de desarrollar cataratas, fuera bastante mejor.

Entradas similares:

Gracias por compartir

Deja un comentario