Cómo curar con vitamina e

La vitamina E es otro de los supuestos remedios para nuestros numerosos problemas de salud.

Aun recuerdo cuando leí sobre Linus Pauling y la defensa de éste del carácter saludable de las vitaminas C y E, y como estas eran esenciales en lograr una mejor salud.

Según Pauling, tomar grandes cantidades de ambas vitaminas, sobre todo a partir de los 35, era la clave para lograr una vida más larga y saludable.

El mismo se arrepintió de no haber empezado a tomar las mismas lo suficientemente joven, cosa que de haber hecho, habría servido – según el mismo – para tener una vida más larga que los más de 90 años que al final alcanzó.

¿Estaba acertado Linus Pauling?

Bueno, parece que no estaba muy alejado de la verdad.

Hoy en día mucha gente aconseja tomar alimentos o suplementos de la vitamina E, sobre todo por su carácter “antioxidante”.

Es decir, la recomendación se basa en que esta vitamina tiene fuertes propiedades antioxidantes, que por ello es buena y por tanto hemos de tomarla en abundancia.

Por lo tanto, ¿Qué alimentos son buenos para obtener más vitamina E?

Pues la lista comienza por los aceites vegetales. Veamos esa lista más o menos resumida:

  • Aceites vegetales
  • Cereales integrales
  • Yema de huevo
  • Aguacate o papaya
  • Leche o mantequilla
  • Hígado
  • Legumbres
  • Frutos secos
  • Semillas de girasol o chía
  • Verduras de hoja verde
  • Pescados azules

Como puedes ver es una lista bastante amplia, la cual comienza con aceites como el de girasol o el de oliva, tan popular en las culturas mediterráneas.

Si nos dejamos llevar por una lista así pensaríamos que tomar ese tipo de aceites vegetales en abundancia seria la solución a nuestros problemas de salud.

¿Para qué tomar vitamina E sintética si podemos tomarla en abundancia en aceite de girasol?

Bueno, aquí es donde viene el quid de esta cuestión.

Si nos fijamos, tenemos alimentos bastante dispares en una lista de ese tipo, la cual incluye a los aceites vegetales, por un lado, y las yemas de huevo y la leche por otro, pasando por la papaya y el aguacate.

Ocurre que tenemos alimentos ricos en grasas saturadas y alimentos ricos en grasas poliinsaturadas, así como otros con pocas o ningunas grasas, como la papaya.

Según las diferentes teorías y dietas que se recomiendan, haríamos mejor en comer alimentos vegetales, o animales, grasas de un tipo o grasas de otro; carbohidratos o no carbohidratos.

La verdad es que si siguiéramos una dieta de tipo vitamina E natural, comeríamos de manera bastante variada. Desde hígado y yema de huevo a semillas de girasol y pescado azul.

Visto asi, por encima no parece una dieta muy mala.

En este sentido, te puedo decir una cosa, una dieta variada es mejor que una dieta no variada, sobre todo si no has descubierto que es lo que verdaderamente te va bien o te va mal.

Como dirían por ahí, es mejor comer pequeñas raciones de algunos venenos que no comer el mismo veneno todo el tiempo.

Lo ideal sería no comer ningún veneno, pero eso es algo que no siempre podemos saber.

Todo dependerá de la dieta que sigamos, ya sea vegan, vegetariana, mediterránea, americana, etcétera.

Vitmina E como antioxidante

Lo curioso es que parece ser que la vitamina E tiene aparentemente, otras propiedades aparte de la de antioxidante, entre las cuales destaca el frenar la coagulación y ayudar en todo tipo de problemas de circulación, tanto como diabetes, hipertensión, problemas de corazón, etcétera.

Esto es algo que los hermanos Shute descubrieron hace mucho tiempo.

No solo fue Linus Pauling el que descubrió que la vitamina E era buena.

Lo que está claro es que los organismos gubernamentales nunca han sido muy dados a defender la vitamina E.

Parece ser que los mismos tienen un problema con un activo que supuestamente ayuda contra problemas de circulación varios. Esto es algo fácil de entender si nos damos cuenta de que si proveemos curas naturales o casi naturales contra varios tipos de enfermedades no habría necesidad de mucha atención de hospitales, ya sean privados o públicos.

En esta última cuestión radica el quid del asunto.

No obstante, hay un problema en este sentido.

Curar enfermedades con la vitamina E

Alguna gente piensa que la clave pasa por administrar vitamina E artificial.

Lo que ocurre es que muchos de los suplementos del mercado tienen varios ingredientes adicionales, algunos de dudosa reputación, siendo difícil encontrar productos con pocos añadidos artificiales. Aquí también parece que hay un interés en no proporcionar la “cura pura”.

Ahora, si os digo la verdad, tampoco soy muy amigo de tomar suplementos, ya sea con pocos o muchos aditivos.

En este sentido la vitamina E nos da una ventaja: Parece ser que no haría falta tomar mucha de la misma si nuestra dieta no es muy alta en grasas insaturadas.

Al parecer, el efecto de un elemento y el otro es bastante opuesto.

Es decir, que parece ser que la vitamina E presente en las nueces, bien podría ser una agente neutralizador de las grasas insaturadas de las mismas.

Las opciones que tenemos con la vitamina E son:

  • Suplementarnos con vitamina E artificial
  • Comer alimentos ricos en la misma como los mencionados arriba
  • Evitar los alimentos ricos en grasas

¿Cuál crees que es la mejor opción?

Gracias por compartir

Deja un comentario