¿Cómo curar la hemorroides de forma natural

remedios para las hemorroides
¿Sabes lo molesto que es padecer de almorranas alguna vez?

Las hemorroides o almorranas es una de las enfermedades más comunes del mundo y de las más molestas, y aunque no es una de las peores, no es para nada agradable.

La mayoría de la gente que padece este problema guarda silencio y no capaz ni de decírselo al médico por vergüenza. Otros simplemente esperan a que se vayan y al final están con las mismas durante un largo tiempo.

Yo mismo he tenido algún corto episodio de hemorroides o almorranas, como se les conoce en el argot de la calle en ocasiones. Episodios que no duraron mucho, gracias a Dios, y que pude solucionar con unos días de reposo y en alguna ocasión con alguna de las cremas que venden en las farmacias, aunque en otras ocasiones esto no hizo falta.

Uno de los elementos en común en un par de ocasiones en las que tuve hemorroides fue el haber pasado un periodo de estrés bastante grande, unido a algún largo viaje en avión.

Por ejemplo, una vez, al tomar vacaciones y después de unas semanas de trabajo estresante e intenso, cogí un avión de 4 horas y al llegar a mi destino empecé a tener molestias en la parte exterior del ano, las cuales me duraron alrededor de una semana, aunque fueron disminuyendo poco a poco. Esa vez, si mal no recuerdo, no tomé cremas ni nada, aunque sí recuerdo ir a darme algunos baños al mar, lo que creo que seguramente ayudó, junto con el hecho de relajarme al sol y al aire libre.

¿Cómo se producen las hemorroides?

Estas se producen al inflamarse las venas que están dentro o fuera del ano y que hacen que las mismas causen un sangrado al paciente.

Las hemorroides pueden ser internas o externas.

Las externas son muy molestas porque nos producen problemas a la hora de limpiarnos el recto después de deponer. En ocasiones ves las estrellas, literalmente.

En esta zona del ano tenemos dos funciones en la que las venas devuelven sangre al corazón mientras que la otra intenta expulsar restos deshechos de lo que comemos.

Si en esta tensión hay desequilibrios, por el tipo que sea, podemos desarrollar estreñimiento, y más tarde, si nos descuidamos hemorroides.

La verdad es que es un sistema muy complejo y no es fácil discernir por qué unas personas tienen hemorroides y otras no, aunque ciertamente, una vida con estrés y alimentación inadecuada no es nada favorable.

Por ejemplo, al tomar cierto tipo de alimentos más otro tipo de factores externos, podemos desarrollar problemas de circulación y causar cosas como las varices o hemorroides. Si nuestro sistema celular interno está bien, difícilmente tendremos estos problemas.

Por lo tanto, lo mejor que podemos hacer para intentar curar las hemorroides es intentar llevar una vida equilibrada y sana, intentando no abusar de alimentos determinados y realizando actividades al aire libre, por ejemplo.

El problema es que en la actualidad hay una serie de contradicciones muy grandes en cuanto a cuáles son los alimentos adecuados y cuáles no, en las cuales parece que las recomendaciones generales parecen ir en una dirección que no favorece precisamente el que tengamos una mejor circulación, por mucho que digan que lo que promueven “mejora la circulación”.

Curar las hemorroides efectivamente

Cuando tenemos hemorroides no muy fuertes o de poco tiempo siempre podemos acudir a las típicas pomadas de una farmacia o intentar aplicar alguno de los remedios caseros.

Estos remedios caseros son en algunos casos cosas muy sencillas que tienen una aplicación ancestral, tales como: aloe vera, patatas, manzanilla, tomates, acelgas y muchas otras más.

Sí, aunque parezca mentira, cosas tan sencillas como tomates o patatas, algo que todo el mundo puede adquirir sin mucho esfuerzo en el supermercado de la esquina.

Por ejemplo, podemos aplicar una rodaja de tomate en la zona y en muchos casos se alivian las molestias.

En el caso de las patatas basta con rayar una y ponerla en un paño de papel que aplicaremos en la zona en varias ocasiones.

Con aloe vera podemos simplemente cortar una de estas hojas y aplicar el liquido que desprende en varias ocasiones durante el día. Este era un método que mi padre siempre usaba para muchas cosas, no solo hemorroides.

Las acelgas solo tenemos que lavarlas, enfriarlas en la nevera y más tarde aplicarlas en la zona en cuestión cuantas veces sea necesario.

También es bastante popular el tomar una infusión con brusco.

La lista sigue y hay incluso cosas hasta sorprendentes que ha ayudado en varios casos en este tema.

Hemorroides de largo plazo

En el caso que tengamos problemas de almorranas persistentes y que ningún método natural funcione entonces ya tenemos que plantearnos otro tipo de cosas, que bien pueden ser otro tipo de suplementos o en casos graves acudir al médico a ver si nos puede dar alguna solución.

No poca gente acaba por visitar el quirófano para una cirugía específica. Es un método que corta de tajo el problema, pero que no deja de causar problemas traumáticos, como cualquier cirugía. Esto mejor dejarlo como última alternativa.

Lo mejor en casos graves siempre es acudir al médico.

Lo mejor en los casos que no son graves es intentar algún método casero o natural para intentar aliviarlas.

Lo mejor en general, es tener un estilo de vida que evite en la medida de lo posible la formación de esos “tapones” en las venas.

Por ejemplo, un caso muy recomendado para mejorar las deposiciones y evitar, en consecuencia el extreñimiento, es comer mucha fibra.

Como no, cuando pensamos en esta palabra, nos viene a la mente la fruta y las verduras.

Como puedes comprender cualquiera de estas dos alternativas, sobre todo la primera, parece que es una buena idea si queremos una buena digestión, y por ende favorecer un sistema intestinal más funcional.

Lógicamente, comer grasas de todo tipo, en especial grasas industriales tipo “patatas fritas de paquete” y cosas similares, puedes estar seguro que no contribuyen a que tengas una circulación decente.

Otras cosas que ayudan con las hemorroides

Cosas como lo que dije antes, con respecto al baño en el mar.

El solo hecho de mojar todo el cuerpo, incluido la zona con agua marina pura y natural, además de gozar disfrute del aire libre y del sol, es una de las mejores terapias que podamos utilizar, no solo para este problema, sino para muchos otros. Después de todo, las vacaciones en la playa tienen su punto favorable para la “salud”. No todo es alcohol y fiesta.

Otro detalle a tener en cuenta es que cuando tenemos molestias de almorranas externas un buen consejo es no limpiarse el recto con papel, sino lavarlo con agua, cosa que mucha gente hace de manera regular, de tal manera que si un día van a usar papel, lo que hacen es irritar el ano. Esto es un ejemplo de lo increíble que es el cuerpo adaptándose a estas cuestiones.

Estos y muchos otros detalles más, que son consecuentes con una vida más natural y menos industrial, favorecen nuestro estado de salud general y hacen que la probabilidad de desarrollar almorranas sea mucho más baja.

Saludos.

Gracias por compartir

Deja un comentario